Este tipo de seguros preserva el patrimonio del asegurado ya que indemniza en nombre de este, a los terceros que hayan sufrido un daño o perjuicio.  Cubre el riesgo de que nazca una deuda en el patrimonio del asegurado, y en caso de siniestro, se trasladan estas obligaciones del patrimonio del asegurado al del asegurador.

 

Todo aquel que ejecute un hecho, que por su culpa o negligencia ocasione un daño a otro, es responsable de reparar el daño ocasionado.

También será responsable por los daños que puedan producir los productos que haya diseñado, manufacturado, construido, instalado, vendido, tratado, mantenido, alterado o reparado, una vez que hayan dejado su custodia o control. Lo que se transfiere es el riesgo de la merma patrimonial que supone la obligación indemnizatoria. El siniestro se verifica no cuando ocurre el hecho dañoso, sino que cuando se determina finalmente la obligación de indemnizar el daño.

R.C. Profesionales En los últimos años, las acciones judiciales contra profesionales e instituciones, han aumentado en frecuencia y severidad, especialmente en el área de la abogacía y la medicina. El seguro de responsabilidad civil profesional o de Mala Praxis, protege el patrimonio del profesional frente a la necesidad de responder a un reclamo o demanda efectuada por un cliente en razón del ejercicio de la profesión convirtiendo a este seguro en una necesidad para la protección y continuidad de la
profesional.

 

Contáctenos Aquí